Una parábola políticamente incorrecta – El barco de los tontos


(Tiempo estimado de lectura 5 Min.)

Bienvenidos al Negro Mirlo,

Hace un tiempo leí la siguiente historia que creo que es muy esclarecedora y buscando por internet la he encontrado un poco “incomoda” de leer, hay también un video en Youtube pero tampoco es convincente así que he cogido la original y os la muestro traducida a mi manera, el origen de este relato parece ser un manuscrito hecho por Ted Kaczynski desde la cárcel, al final del mismo veréis algunas referencias sobre esta enigmática persona que demostró tener un coeficiente intelectual muy por encima de la media.

EL BARCO DE LOS TONTOS (Ship of fools, lo encontrareis en Español como “El buque de los necios”)

Erase una vez un capitán y los oficiales de un barco que estaban tan seguros de si mismos y de cómo navegaban que se volvieron muy arrogantes creyéndose capaces de cualquier hazaña en el mar, estaban tan convencidos de que eran los mejores que se volvieron completamente locos y viraron el barco hacia el norte, dónde encontraron aguas peligrosas minadas de icebergs y témpanos helados, y siguieron con rumbo al norte solo para demostrar lo brillantes que eran en el arte de navegar.

A medida que el barco se acercaba a latitudes más y más altas, empezaron a surgir disputas entre la tripulación y no tardaron en quejarse sobre las pésimas condiciones en las que vivían.

Marinero – ¡ Que me parta un rayo ahora mismo si este no es el peor viaje en el que he estado nunca, la cubierta está resbaladiza por el hielo, cuando estoy en el puesto de observación las ráfagas de viento helado cortan mi chaqueta como si fueran cuchillos, cada vez que arrío la vela de proa se me congelan los dedos y todo por cinco chelines de mierda al mes !

Pasajera – ¿Y tu crees que eso es lo peor? yo no puedo dormir por las noches, a las mujeres en este barco nos tocan menos mantas que a los hombres ¡ Es injusto !

Marinero Mexicano – ¡ Váyanse a chingar la madre ! Yo gano la mitad que los marineros anglosajones, necesitamos mucha comida para mantenernos calientes con este clima y a mi no me dan mi parte, a los anglos les dan más, y lo peor de todo es que siempre me dan las órdenes en Inglés en lugar de dármelas en Español.

Marinero Indio Americano – Yo tengo más motivos para quejarme que nadie, si los rostros pálidos no hubieran usurpado mis tierras ancestrales yo no estaría navegando en estas gélidas aguas rodeado de icebergs, en lugar de eso estaría remando plácidamente con mi canoa en un tranquilo lago, me merezco una indemnización, o como mínimo deberían dejarme organizar unas timbas para poder ganar algo de dinero.

Contramaestre – Ayer el primer oficial me llamó marica, solo porque chupo pollas. ¡ Tengo el derecho a poder chuparla sin ser insultado por ello !

Amante de los animales – No solo los humanos están siendo maltratados, ayer ví al segundo oficial patear al perro en dos ocasiones.

Entre los pasajeros había un profesor de universidad y frotándose las manos exclamó:

Profesor – ¡ Todo esto es horrible, Es inmoral, Es racismo, sexismo,  maltrato animal, homofobia, y explotación de la clase obrera ! ¡ Es discriminación! Deberíamos tener justicia social: ¡ Igualdad salarial para el marinero Mejicano, Mejores salarios para toda la tripulación, compensaciones para el Indio, las mismas mantas para las mujeres, el derecho garantizado a chupar pollas y no más patadas para el perro !

¡ Si, Si ! – Gritaron los pasajeros – ¡ Eso eso ! – Gritó la tripulación – ¡ Es discriminación, tenemos que exigir nuestros derechos !

El grumete aclaró su voz.

Grumete – Ejem, Todos tenéis buenas razones para quejaros, pero me parece que lo que realmente importa es dar media vuelta rumbo al sur, porque si seguimos yendo hacia el norte, está claro que el barco se romperá tarde o temprano con los icebergs, y entonces tu salario, tus mantas y tu derecho a chuparla no os servirán de nada porque todos moriremos ahogados.

Pero nadie le prestó atención porque solo era un grumete.

El capitán y sus oficiales habían estado escuchando y observando desde la cubierta de popa, ahora sonriendo, guiñándose el ojo entre ellos y a un gesto del capitán con la mano, el tercer oficial bajó hasta donde la tripulación y los pasajeros estaban reunidos y se abrió paso entre ellos con una expresión muy seria en su rostro, y dijo así:

3er Oficial – Nosotros los oficiales tenemos que admitir que en este barco han sucedido hechos inexcusables, no nos habíamos percatado de la gravedad del asunto hasta escuchar sus quejas. Somos hombres de bien y queremos lo mejor para vosotros, pero… bien, el capitán es algo conservador en sus formas y tal vez necesite un pequeño empujón para que hayan cambios sustanciales, mi opinión personal es que si ustedes protestan enérgicamente pero sin violencia y sin violar ninguna de las normas de la nave, eso sacará al capitán de su inercia y le forzará a afrontar los problemas de los que tan justamente se quejan.

Dicho esto el 3er oficial se dirigió hacia la popa. A su paso, los pasajeros y la tripulación le gritaban a sus espaldas “moderado” “reformista” “títere del capitán” pero sin embargo hicieron lo que les dijo, se reunieron todos juntos en la cubierta de popa, insultaron a los oficiales y exigieron sus derechos –  “quiero mejor salario y condiciones de trabajo” – Gritó el marinero – “Igualdad de mantas para las mujeres” – Exclamó la pasajera – “quiero recibir mis órdenes en Español” – Gritó el Mexicano – “quiero el derecho a organizar timbas” – Gritó el Indio – “No quiero que me llamen marica” – Dijo el contramaestre – “no más patadas al perro” – Exclamó el amante de los animales – “revolución ya” – Gritó el profesor.

El capitán y los oficiales se reunieron durante unos minutos, sonriendo, asintiendo y guiñando el ojo unos a otros todo el tiempo. Entonces el capitán se dirigió a la parte delantera de la cubierta de popa y con aires de gran benevolencia, anunció que el salario de los marineros ascendería a 6 chelines al mes, el salario del mexicano ascendería a dos tercios del salario de un marinero anglo y la orden de arriar velas se la darían en Español, las mujeres recibirían una manta más, el indio podría organizar timbas los sábados por la noche, al contramaestre no se le llamaría marica siempre que chupe pollas en la estricta intimidad y el perro no sería pateado a menos que hiciera algo muy malo como por ejemplo robar comida de la cocina.

Los pasajeros y la tripulación celebraron esas concesiones como una gran victoria pero a la mañana siguiente volvieron a sentirse insatisfechos.

Marinero – Seis chelines al mes es una miseria y todavía se me congelan los dedos al arriar las velas.

Mexicano – Todavía no gano lo mismo que los Anglos y no recibo suficiente comida para aguantar este frio.

Pasajera – Las mujeres aun no tenemos suficientes mantas para mantenernos calientes

Los demás tripulantes y pasajeros siguieron con quejas similares y el profesor les iba azuzando más.

Cuando terminaron el grumete tomó la palabra, esta vez gritando para que no pudieran ignorarlo.

Grumete – Es realmente terrible que pateen al perro solo por robar un chusco de pan de la cocina, que las mujeres no tengan las mismas mantas, que el marinero se congele los dedos por seis chelines y no veo porque el contramaestre no puede chupar pollas. Pero… ¿habéis visto que grandes son ahora los icebergs? ¿y lo fuerte que sopla ahora el viento? ¡ tenemos que dar media vuelta hacia el sur porque si seguimos hacia el norte vamos a morir ahogados en estas aguas heladas !

Contramaestre – Oh si es horrible ir tan al norte, pero ¿por qué tengo que chuparla en el armario? ¿por qué tengo que aguantar que me llamen marica? ¿acaso no soy tan bueno como los demás?

Pasajera – Navegar hacia el norte es terrible y es por eso que necesitamos más mantas para mantener el calor, ¡ Exijo las mismas mantas para las mujeres ahora !

Profesor – Es absolutamente cierto que navegar hacia el norte impone grandes dificultades en todos nosotros. Pero el cambio de rumbo hacia el sur sería poco realista, no se puede dar marcha atrás al reloj, tenemos que encontrar una forma madura de enfrentar la situación.

Grumete – Mira, si dejamos que esos cuatro locos se salgan con la suya vamos a morir ahogados. Cuando la nave se encuentre fuera de peligro, entonces podremos preocuparnos por las condiciones de trabajo, las mantas para las mujeres y el derecho a chupar pollas, pero primero tenemos que hacer que el buque dé la vuelta rumbo al sur, si nos juntamos, hacemos un plan y le ponemos valor podemos salvarnos, no necesitamos ser muchos, con seis u ocho bastaría, podemos entrar en la cubierta de popa, tirar por la borda a esos lunáticos y virar el barco hacia el sur.

Profesor – No creo en la violencia – Dijo severamente levantando la cabeza

Contramaestre – El uso de la violencia no es ético

Pasajera – Me aterroriza la violencia

El capitán y los oficiales habían estado observando y escuchando todo el tiempo. A una señal del capitán, el tercer oficial bajó a la cubierta principal. Anduvo entre los pasajeros y la tripulación, diciéndoles que todavía había muchos problemas en el barco.

3er oficial – Hemos avanzado mucho, pero aún queda mucho por hacer. Las condiciones de trabajo para los marineros preferentes siguen siendo difíciles, el mexicano aún no recibe el mismo salario que los anglosajones, las mujeres aún no tienen las mismas mantas que los hombres, montar una timba los sábados por la noche es ciertamente una mísera compensación por las tierras robadas, es injusto que el contramaestre tenga que chupar pollas en el armario y el perro aun es pateado a veces, creo que deben dar otro empujoncito al capitán. Sería bueno que organizaran otra protesta siempre que ésta sea pacífica y sin violencia.

A medida que el 3er oficial volvía hacia la popa los pasajeros y la tripulación le iban insultando y gritando, pero sin embargo, hicieron lo que dijo y se reunieron frente a la cubierta de popa para organizar otra protesta. Despotricaban con el puño en alto, incluso alguien lanzó un huevo podrido contra el capitán (que lo esquivó hábilmente)

Después de escuchar sus quejas, el capitán y los oficiales se reunieron apiñándose, durante la reunión se guiñaron el ojo unos a otros sonriendo. Entonces el capitán se dirigió a la parte delantera de la cubierta de popa y anunció que a los marineros se les darían guantes para mantener calientes los dedos, el marinero mexicano recibiría un salario igual a las tres cuartas partes del salario de un marinero anglosajón, las mujeres recibirían otra manta más, el marinero indio podría organizar timbas los sábados y domingos por la noche, al contramaestre se le permitiría a chuparla públicamente por la noche, y nadie podía patear al perro sin un permiso especial del capitán.

Los pasajeros y la tripulación estaban extasiados con esta gran victoria revolucionaria, pero a la mañana siguiente volvieron a sentirse insatisfechos y comenzaron los murmullos sobre las injusticias de siempre.

El grumete esta vez estaba furioso.

Grumete – Sois idiotas, ¿no veis lo que el capitán y sus oficiales están haciendo? os mantienen ocupados con vuestras quejas triviales sobre mantas salarios y el perro pateado para que no penséis en lo que realmente va mal en este barco: que estamos yendo cada vez más hacia el norte y moriremos ahogados, si solo algunos de vosotros entrarais en razón, nos juntaríamos y tomaríamos la cubierta de popa giraríamos el barco y así nos salvaríamos. Pero lo único que hacéis es quejaros sobre cosas insignificantes como las condiciones de trabajo, los juegos de mierda y el derecho a chuparla.

Los pasajeros y la tripulación se indignaron.

Mexicano – ¿Insignificante? ¿Te parece insignificante que yo cobre tres cuartas partes que un marinero Anglo?

Contramaestre – ¿Cómo puedes decir que mi queja es trivial? ¿Sabes lo humillante que es que te llamen marica?

Amante de los animales – Patear al pero no es insignificante, es brutal, despiadado y cruel.

Grumete – Bien, entonces no son quejas insignificantes y triviales, patear al perro es cruel y brutal y que te llamen marica es humillante, sin embargo, en comparación con nuestro problema real, en comparación con el hecho que el barco siga yendo hacia el norte, vuestras quejas se convierten en insignificantes y triviales porque si no conseguimos que el barco de la vuelta rápido todos moriremos.

Profesor – ¡ Fascista !

Pasajera – ¡ Contrarrevolucionario !

Y todos los pasajeros y tripulación fueron uno a uno llamándole fascista y contrarrevolucionario, lo dejaron de lado y siguieron hablando sobre salarios, mantas para las mujeres, el derecho a chupar pollas y como maltratan al perro. El barco siguió rumbo al norte y al cabo de un rato fue aplastado entre dos icebergs. Todos murieron ahogados.

Ted Kaczynski (Unabomber)

Para saber mas sobre el autor:

http://gaussianos.com/ted-kaczynski-emunabomberem-el-matematico-terrorista/

Ted Kaczynski

Ted Kaczynski autor de “ship of fools”

Anuncios

6 pensamientos en “Una parábola políticamente incorrecta – El barco de los tontos

  1. No entiendo qué representan los icebergs exactamente.
    Como cuento con moraleja sobre la sociedad está bien. Pero si la moraleja me la cuenta un tipo que se aisló en la montaña durante 25 años y luego se dedicó a enviar bombas sin venir a cuento, la verdad, no sé qué pensar.

    Yo creo que no existen tales icebergs. Quizá no exista ni el barco, que de hecho eso es lo que parece.

    • Hola Angel,
      Gracias por leerlo y comentarlo, por lo que se de T. Kaczynski diria que en esta historia con los icebergs quiere representar un colapso medioambiental, evidentemente es injustificable lo que hizo este personaje pero como tu dices es un buen símil aplicable a muchas situaciones, cada uno verá sus propios icebergs y barcos reflejados porque creo que es una historia que nos habla sobre el comportamiento humano, muy a menudo damos importancia a “pequeñeces” que nos eclipsan los verdaderos problemas, ese es el mensaje que queria transmitir con “el barco de los tontos”

  2. Pingback: Una parábola sobre como nos manejan y que consecuencias puede tener | Desde.CO

  3. Pingback: Una parábola sobre como nos manejan y que consecuencias puede tener

    • Hola Jose, te respondo con otra pregunta ¿tu que crees?
      pues parece que en el mundo real a los “grumetes” en vez de ignorarlos o los censuran o los encarcelan y solo se escucha a la tripulacion y pasajeros quejandose todo el dia animados por los oficiales y el capitán sigue sin aparecer en público

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s